Nacimiento, vida y muerte del XHTML

Antes del XHTML fue el huevo, no no, la gallina, bueno vale fue el HTML 4.1. El HTML era bueno, flexible, práctico, permitía a los programadores hacer muchas cosas y por ello a pesar de sus carencias éramos felices, los programadores web utilizaban la etiqueta font para aplicar estilos y los exploradores web interpretaban lo que les venía en gana.

Pero entonces apareció una nueva tecnología, el XML, que permitía crear tu propio lenguaje de etiquetas, lo que viene a ser la posibilidad de crear tu propio HTML (HTML es un lenguaje de programación que funciona con etiquetas, de forma que si yo pongo un texto entre la etiqueta <b> y </b> el mismo aparecerá en negrita).

Con XML podías hacer tu propio HTML personalizado, con las etiquetas que te venga en gana, incluso podrías tener un HTML en catalán!!! <negreta>això va en negreta</negreta>. El mundo parecía no tener límites, XML iba a resultar una revolución en el mundo web, ya no tendríamos porqué limitarnos al HTML, cualquier cosa sería posible y la felicidad emanaría del código fuente en forma de bits, incluso se llegaron a vender libros como “Ponga un XML en su vida y alcanzará la felicidad” o “Aprenda a cocinar con XML“.

La euforia contagió a los desarrolladores, el HTML estaba muerto, obsoleto, era de noobs, y el nuevo sistema tenía que revolucionarlo todo… excepto por un pequeño detalle: para que el nuevo lenguaje de etiquetas fuera interpretado correctamente por los exploradores era necesario utilizar un “esquema” que estableciera el comportamiento de cada una de ellas. En la práctica, nadie es tan frikie como para crear su propio esquema y lenguaje de etiquetas y además sería poco práctico porque nadie lo conocería con lo que en caso de que necesitaras que alguien retocase el código podría ser complicado.

Los asesinaacheteemeles del World Wide Web Consortium crearon entonces un esquema de esos y un nuevo lenguaje de etiquetas utilizando la tecnología XML que fuera capaz de emular lo que hacía HTML, y para que el salto a la nueva tecnología fuera más sencillo, el 95% del nuevo lenguaje era exactamente igual que el anterior, incluso su nombre era casi idéntico, nació así XHTML 1.0.

XHTML 1.0 emulaba el comportamiento de HTML pero utilizando la tecnología XML, con lo que no hacía nada nuevo, y además requería aprender cosas nuevas y hasta complicaba algo el asunto, pero los programadores eran felices porque era una nueva tecnología revolucionaria que en el futuro permitiría ir hasta el infinito y más allá, así que se pasaron a esta nueva tecnología excusándose en que, al ser XML, era más compatible con otras tecnologías basadas en XML (cosa que es cierta) y en que el nuevo estándar solucionaba algunos problemas de interpretación en los exploradores.

La W3C creó tres esquemas finales para que cada desarrollador escogiera, uno de ellos, conocido como transitional permite que el código no sea XHTML puro y por tanto es más flexible, el otro, strict, es más exigente y por ello quizás es más aconsejable utilizar el primero si quieres evitar errores. Por último existe un esquema para utilizar en marcos, el frameset, pero la creación de webs con marcos pasó a mejor vida hace mucho.

<!DOCTYPE html PUBLIC “-//W3C//DTD XHTML 1.0 Strict//EN” “http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-strict.dtd”>

<!DOCTYPE html PUBLIC “-//W3C//DTD XHTML 1.0 Transitional//EN” “http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-transitional.dtd”>

<!DOCTYPE html PUBLIC “-//W3C//DTD XHTML 1.0 Frameset//EN” “http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-frameset.dtd”>

Fíjate en el código fuente de las webs que visites, seguramente encuentres ese código en la primera línea. Si te fijas, hay una ruta a un archivo alojado en la w3.org, ése es el “esquema” que establece el comportamiento de las etiquetas.

Unos años después de la creación del XHTML 1.0 la W3C decidió dar un paso adelante y crear el XHTML 2.0 con la idea de crear por fin el ansiado y definitivo lenguaje de etiquetas que resultaría más lógico, ordenado, definido y en definitiva perfecto lenguaje en una mente matemática.

Pero resultó que los desarrolladores no lo vieron con buenos ojos, un cambio que no aportaba nada y que encima se cargaba la querida etiqueta img convirtiéndola en object. ¡Pero como se les ocurre dios mío!! ¡La pobre etiqueta img que nos ha acompañado durante tantos años! ¡Con lo que me costó enseñársela a mi madre! (Bueno realmente nunca se la enseñé pero queda más dramático así).

El XHTML quedó herido de muerte, ya no estaba de moda y hasta empezaba a parecer poco cool utilizarlo, pero si con todo ésto no fuera poco, un grupo de insensibles fanáticos de la OldSchool que durante años se reunió en la sombra conspirando contra el XHTML decidió que era el momento para lanzar una nueva idea al mundo… HTML 5.0.

La comunidad de desarrolladores recordó entonces la buena vida que teníamos cuando el HTML no nos decía lo que teníamos que hacer, además, HTML 5 nació con varias nuevas funcionalidades de la mano, como el sistema de geolocalización, la posibilidad de dibujar con la etiqueta canvas o calentarte la comida en el microondas.

HTML5 además trae nuevas etiquetas, como section, header, footer o nav, ¡pero qué pasada! ¡Toda la vida esperando tener esas etiquetas y por fin las tendremos! ¡Un hurra por HTML5! ¡HUUUUUURRRAAAAAAAAAAAAA! Y encima tendremos etiqueta audio, y vídeo, y un estándar de vídeo abierto!!!

HTML5 fue muy bien acogido por la comunidad de desarrolladores, pensado para facilitarles la vida al tiempo que se establecen unos estándares y no para ordenarlo todo en un lenguaje técnico pero poco práctico como se había vuelto XHTML.

HTML5 no obstante todavía no está completado y ni mucho menos ciertos navegadores lo soportan, con lo que tardaremos años hasta ver el sueño hecho realidad, motivo por el cual a día de hoy XHTML sigue siendo el estándar más extendido y vivo de todos, pero se encuentra condenado a muerte y su ejecución va a ser lenta y agónica… aunque HTML5 incluirá una versión muy similar a XHTML llamada XHTML5 para nostálgicos y para que los viejos códigos continúen funcionando.

2 thoughts on “Nacimiento, vida y muerte del XHTML”

  1. Buen articulo, XHTML se adapta perfectamente a cualquier navegador. Para el amigo que comenta, decirle que, no entiendo la complicacion de IE al programarlo sobre él, si se crea este estandar es para que funcione en cualquier navegador, yo desde que descubri XHTML no he tenido que estar mirando siempre en 3 navegadores si funciona o no mi codigo…
    IE6 esta casi muerto…
    Navegadores a tener en cuenta: IE, FF, CH y SF con eso abartas el 98% de los visitantes…

Comments are closed.