Combien ça cout?

Este fin de semana lo pasé en Francia, concretamente en Perpignan y Elne, al lado de la frontera. Fui a ver a unos familiares, pero yo quise aprovechar para practicar el francés y de paso desmentir una leyenda urbana. ¿Es cierto que en Francia cuesta todo mucho mas caro?

Por la mañana del sábado bien temprano entrábamos en Perpignan, sólo íbamos a pasar un rato antes de dirigirnos a Elne (que esta mas cerca de la frontera) y decidimos tomar un café en una pequeña cafetería muy acogedora. He de decir que fueron muy amables en dicha cafetería, además del trato, cuando se enteraron de que queríamos ir a Elne nos dieron mapas, panfletos de rutas turísticas de Perpignan y de la Francia catalana y terminaron despidiéndose de mi abuela y mi madre con un par de besos.

Mientras ellas se tomaban el café, yo aproveché para fotografiar Perpignan, precios de productos básicos en los distintos escaparates y abastecerme de revistas publicitarias de los supermercados de la zona, además de visitar el mercadillo que casualmente estaba al lado y comprarme unas gafas.

Es curioso ver como los precios no eran tan exagerados, pero mas curioso es aún comprobar que nuestros cafés costaron 1.10 euros, las pizzas rondaban entre los 6-9 euros, el pan entre los 0.70 – 0.90 euros, etc. precios bastante comunes por España. Los dos datos mas curiosos los encontré al entrar en un cine y preguntar cuanto costaba la entrada, 5 euros el día del espectador, jubilados, estudiantes o menores de 18 y 6 euros el resto, ninguna diferencia al menos con Cataluña. Los periódicos en cambio rondaban entre los 3 a los 6 euros, puede parecer caro, pero en realidad supone que los periódicos no dependan tanto de la publicidad de las empresas y tengan mas independencia.

Pizzeria Perpignan
Escaparate de una pizzería

En general, los productos estaban mas caros, diría que un 20% de media, claro que si contamos con que el SMI francés es de 1250 euros frente a los 600 de España, y los sueldos medios son de 2600 y 1500 respectivamente, nos encontramos con una situación de renta per cápita bastante desfavorable. Esta diferencia es mas brutal de cara a un universitario ya que la diferencia de sueldos entre un universitario en España y alguien con estudios inferiores a la ESO es de un 60% frente al 80% en Francia, y para quien no se le den muy bien los números, no es lo mismo un 80% de 1500 que de 2600.

Además de analizar cuestiones económicas, no olvidé visitar a la familia (si, en realidad, ese era el objetivo del viaje) y me sorprendió la cantidad de banderas catalanas y referencias a Cataluña que había en todas partes, desde las instituciones públicas hasta las casas de mis familiares (procedentes de andaluces pero nacidos y crecidos en Francia) y burritos en los coches, además de múltiples referencias a la cultura catalana en todas partes. Conozco que esa zona formaba parte de Cataluña tiempo atrás, pero desconocía que aun a día de hoy sintieran tanto sus raíces.

También me encontré con muchos españoles, de hecho, la mitad de quienes encontré sabían castellano, algo frustrante, ya que otro de los objetivos era practicar la lengua francesa y con tanta gente que se daba cuenta (por el acento) de mi procedencia y me hablaba en mi lengua se me hacía difícil, pero claro, una vez que te sonríen de esa manera como si te estuviesen haciendo un favor, diles tu que no, que quieres ‘practiquer le français‘ y que prefieres tirarte 5 minutos para que te de unas indicaciones haciéndole perder su tiempo en vez de 20 segundos…

Catedral de Elne
Catedral de Elne

En Elne dimos muchas vueltas e hice muchas fotos, entre ellas a su catedral, pero lo mas curioso es que nos perdimos por el pueblo y al preguntarle la calle a una chica, como me costaba tanto entenderla en francés me dijo “toi ne comprends pas” y decidió acompañarnos un par de manzanas hasta llegar al lado de la calle de mi tío, menuda amabilidad…